EL E.R.E. O COMO LLEGAR A LA LOCURA COLECTIVA


EXPEDIENTE DE REGULACION DE EMPLEO|ANALISIS Y TIPOS DE ERE

EL EMPLEO es uno de los vectores de la actividad económica que con mayor rapidez se resiente en cuanto el fantasma de la crisis económica hace su aparición. El despido masivo, colectivo, como panacéa de todos los males fue una de las lacras que con mayor rapidez experimentó un crecimiento exponencial y vertiginoso en los años más duros de la crisis. Su impacto brutal en el mercado de trabajo de los últimos años deviene por una parte de la certeza-creencia de parte de los empresarios de que los costes laborales suponen por término medio dos terceras partes del gasto total de las empresas, motivo por el cual muchas de ellas intentan permanecer “a flote” soltando “lastre” en forma de reducciones brutales y traumáticas de personal.

No es que la partida de gastos de personal no sea de vital importancia en la cuenta de explotación de una empresa, pero se constata (lamentablemente a posteriori) que en demasiados casos se trata de despidos “preventivos”, despidos a veces compulsivos, irracionales y fruto del pánico de los directivos y ejecutivos y no de análisis objetivos y sosegados de todas las variables económicas y estratégicas de la organización afectada. Por tanto, sin dejar de reconocer el impacto económico que la nómina supone eE.R.E. LA LOCURA COLECTIVA.n la empresa y admitiendo que ningun empresario (como categoría) despide de forma aleatoria, podemos afirmar que no es menos cierto que la extincion colectiva de puestos de trabajo sirve a muchos empresario (más bien a sus ejecutivos) para “tapar” deficiencias estructurales que nada tienen que ver con el costo y la viabilidad de su plantilla. Muchos ejecutivos prefieren liquidar recursos humanos en lugar de analizar en profundidad la efectividad  de otras áreas de la organización donde (ellos) pueden tener responsabilidades desde el punto de vista gerencial. La descapitalización que supone la pérdida de mano de obra competente y experimentada no se valora hasta que ya es demasiado tarde…

Las empresas que acomenten regulaciones colectivas de plantilla, pueden en función de su situación o necesidades recurrir al despido definitivo, la suspensión de carácter temporal de toda o partre de la plantilla o bien acometer modificaciones funcionales de horarios y turnos mediante variaciones o reducciones de jornada. Todas estas medidas se llevan a cabo mediante un expediente de regulación o extincion con el objetivo  de aminorar los costes laborales y el supuesto excedente de plantilla que se produce por causas económicas y técnico-organizativas de carácter objetivo.

Expediente de regulación de empleo de carácter extintivo.

La fórmula del expediente de regulación de empleo (ERE) se utiliza por tanto, como medida para reducir de manera notable y ordenada el número de trabajadores, sobre todo en las medianas y grandes empresas. Esta medida, (potenciada y normada por la reforma laboral de 2012) esta a disposición de las empresas si éstas consideran que el coste económico de sus plantillas puede poner en riesgo la viabilidad de las mismas, ya sea en el presente o en un futuro inmediato. Para poder iniciar un expediente de regulación de empleo el número de trabajadores afectados debe alcanzar al menos el 10% de la plantilla total de la empresa.

El expediente de regulación de empleo en su modalidad más agresiva, en decir el expediente extintivo, supone el cese definitivo de todos los trabajadores incluidos en el mismo y se trata de un despido colectivo para el que se aducen causas de fuerza mayor, económicas o tecnológicas de gran significación en la marcha de la empresa.

Expediente de regulación temporal de empleo.

Dentro de los expediente de regulación de empleo, existe una modalidad denominada (ERTE), que implica una regulación mediante la suspensión temporal del contrato de trabajo, que afecta a toda o parte de la plantilla por un tiempo determinado. Este tipo de expediente de regulación de empleo tiene como objetivo reducir los costos laborales de manera transitoria y normalmente viene producido por una fuerte contracción de la demanda para un periodo concreto. A veces, este expediente temporal supone la suspensión de una línea de producción o de un turno de trabajo.

Normalmente suele afectar a toda la plantilla, que se incorpora al mismo de manera rotativa. El ERTE, es la modalidad de regulación de empleo típica del sector del automóvil que la suele utilizar como respuesta a la caída de ventas propia de las crisis cíclicas que padece el sector de la automoción.

Expediente de regulación de empleo mediante reducción de la jornada de trabajo.

Otra de las variables que se utiliza dentro de la tipología de los expedientes de regulación de empleo es el que afecta a la reducción de la jornada de trabajo y salario, pasando los empleados a trabajar un número de horas menor que el consignado en su contrato de trabajo. Frecuentemente, el expediente de reducción de jornada es suficiente para estabilizar la empresa y dotarla de viabilidad, pero otras muchas es el paso previo para un posterior expediente de regulación de empleo más amplio y traumático.

ERES y fraude de Ley. Cuando las cuentas no cuadran.

Con la misma celeridad que se extendió la utilización de los Expedientes de Regulación de Empleo, se comenzo a producir una constestación y limitación de tipo jurídico sobre los aspectos más controvertidos de los ERES, sobre todo en cuanto a la fiscalización por parte de los jueces de las memorias económicas de las empresas en referencia a las previsiónes de perdidas e ingresos en los futuros ejercicios. Esta supervisión de los balances económicos es el eje fundamental para dirimir la legitimidad y legalidad de muchos de estos procesos y a veces la única vía de amparo que encuentran los trabajadores afectados por el ERE, máxime cuando además sufren el pago de indemnizaciones (pactadas o estipuladas) exiguas y  grandes dificultades para conseguir hacerlas efectivas.

NOTA.- Cada vez con más frecuencia el estamento judicial desestima ERES. Su anulación o correción se producen por múltiples motivos tanto en los requisitos formales como por carencias de fondo. (Como ejemplo, ver el desarrollo actual de los procesos judiciales de los ERE de Coca-Cola o del  Ayuntamiento de Jerez de la Frontera).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s