EL TRABAJO COMO NORMA SOCIAL |EL FIN DEL TRABAJO.


TRABAJO Y EMPLEO. EL ANTES Y EL DESPUÉS.

A modo de introducción y antes de definir el trabajo como norma social, debemos aclarar el surgimiento del trabajo como empleo asalariado. Esta diferenciación no es sólo semántica, es una distinción conceptual y real que nace de forma clara a partir de la Revolución Industrial y que supone la transformación del trabajo en empleo, en tanto que pasa a ser de forma habitual una  relación contractual, remunerada, normada y voluntaria.TRABAJO ALIENACION

Nos estamos refiriendo a dos conceptos diferentes, uno es más amplio y genérico bajo el nombre de trabajo y otro más limitado y preciso al que denominamos empleo y que está relacionado con el Mercado de Trabajo. Por tanto, esta nueva definición social, cultural y económica que otorga la sociedad capitalista industrial al trabajo-empleo es más compleja y ambiciosa, superando el concepto global de trabajo visto como la simple actividad física y/o intelectual destinada a producir bienes y servicios para satisfacer las necesidades humanas.

EL TRABAJO COMO NORMA SOCIAL DURANTE EL SIGLO XX.

El trabajo que deriva en trabajo-empleo alcanza categoría de norma social (Prieto) cuando expresa y define un significante o concepto y al mismo tiempo indica su debe ser, su forma específica, su normativa, la relación contractual que nace de la interacción de los actores y de la propia negociación colectiva.  Podemos decir que el trabajo en su consideración de institución social de importancia capital, cumple durante el siglo XX (y aún hoy) una función primordial de adecuación de la realidad social y económica de la cultura occidental, de ahí su consideración como norma social de notable importancia. El empleo como norma social es finalmente y por encima de todo el resultado de la interacción conflictiva de muchos actores: Estado, empresas, trabajadores, sindicatos y los denominados stakeholders* , todos ellos adquieren rasgos formales y definen, afectan y penetran de manera transversal toda la estructura social. La norma social del empleo-asalariado europeo (R.Castel) se caracterizó durante las décadas centrales del siglo XX por:

  1. Una clase trabajadora homogénea.
  2. Un modelo político y económico centrado en las tesis keynesianas y el Estado del Bienestar.
  3. Un modelo de organización concreta: la gran empresa, las corporaciones industriales, organizaciones de masas.
  4. Un modelo de estructura familiar, con clara definición y preponderancia del cabeza de familia varón.

Un modelo cultural y normativo dominante durante gran parte del siglo XX, caracterizado por:

  • Distinción clara entre trabajadores y desempleados con claro e ideológico control de los roles de ambos.
  • Fijación y control de la duración de la jornada y del sitio físico donde se desarrolla la actividad laboral.
  • Homogenización salarial, homogenización y socialización en hábitos de consumo de la Sociedad de Bienestar.
  • Acceso de la población trabajadora a los servicios públicos de sanidad y seguridad social. Estabilidad.
  • Acceso y reconocimiento tácito y general del derecho a la negociación colectiva de los trabajadores.
  • El trabajo-empleo como instrumento para ejercer el control social de los trabajadores-consumidores.

EL TRABAJO EN EL SIGLO XXI. LAS TEORIAS DEL FIN DEL TRABAJO.

La consideración de la escasez de trabajo como una situación estructural a futuro toma cuerpo en diversas teorías que con mayor o menor acierto propugnan el fin del trabajo, al menos como institución central y vertebradora de la moderna Sociedad del Conocimiento (Galbraith). Algunas de las causas aducidas para referirse a la crisis del trabajo y su decadencia como norma social se apoyan en:

  • La terciarización del modelo industrial típico.
  • La fragmentación y diversificación precaria del nuevo empleo generado.
  • La crisis del movimiento obrero.
  • La decadencia del trabajo como forma central de dirigir las relaciones sociales de los individuos.
  • La emergencia de otros mundos extralaborales como elementos más interesantes de socialización.
  • Una fragmentación y decadencia de la identidad social construida en torno al trabajo-empleo.
  • La perdida de importancia del trabajo productivo como generador de riqueza en favor del trabajo especulativo.
  • La menor importancia del trabajo como consecuencia de la decadencia política de los partidos obreros.
  • La gran crisis de empleo que atraviesa el sector publico a nivel occidental.
*Se denomina stakeholders a determinados agentes que tienen algún tipo de interés social depositado en la empresa, su comportamiento y estrategias. algunos ejemplos típicos son: los clientes, los proveedores, los socios-aliados, los grupos locales y la propia administración a sus distintos niveles.

“Comunicar para aprender y compartir”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s