MERCADO DE TRABAJO Y SISTEMA DE PENSIONES.


JUBILACIÓN Y MERCADO DE TRABAJO

EMPLEO Y CONSUMO.

Al margen del debate sociológico sobre cierto declive del trabajo como eje central de la sociedad actual, la realidad es que las rentas del trabajo siguen soportando de manera continuada la principal carga impositiva y recaudatoria en comparación con las rentas del capital. El modo de vida, la calidad de vida y el nivel de vida, es decir, el desarrollo de las personas desde diversas perspectivas de socialización siguen dependiendo en gran medida del empleo asalariado como motor económico y nudo central de las espectativas vitales de millones de personas.

Incluso el consumo,  que se ha converirtido hoy en día en una forma poderosa de identidad social, (como lo fué el trabajo en el siglo pasado) depende en buena medida de la buena o mala situación de la coyuntura laboral, de la estructura salarial y de la mayor o menor confianza del consumidor en función de los niveles de certidumbre o incertidumbre que el mercado de trabajo dibuja de cara al futuro.

RENTAS DEL TRABAJO Y CARGAS IMPOSITIVAS.

Ni que decir tiene que la radiografía que ofrece el empleo, su composición, el estado de la negociación colectiva, los tipos de contratación y sobre todo las políticas gubernamentales que se aplican en base a las últimas reformas laborales, todo ello, influye en la población  en su conjunto y sobre todo definen su capicidad de consumo y endeudamiento. Los niveles de desempleo y de empleo precario, condicionan por tanto el consumo con su consiguente repercusión en el PIB.

No olvidemos que las rentas del trabajo tienen encomendado casi en exclusividad, el sostenimento del sistema de pensiones público mediante las aportaciones de trabajadores y empresarios a la Caja de la Seguridad Social.

La realidad es que las cargas impositivas aplicadas a las rentas del trabajo se muestran insuficientes para equilibrar las cuentas del Estado en materia de Seguridad Social, y esto a pesar de las dos importantes reformas llevadas a cabo por gobiernos de distinto signo. De dichas reformas del sistema de pensiones podemos destacar:

  1. El aumento de la base temporal a tener en cuenta para el cómputo de la pensión, que pasa de 15 a 25 años.
  2. La amplicación gradual de la edad de jubilación hasta llegar a los 67 años.
  3. La variación de la base de cálculo de las pensiones tomando como referencia la evolución de los ingresos y eliminando la vinculación por ley al IPC.
  4. La introducción del F.E.I* (factor Equidad Integral) indice que vincula la esperanza de vida al cálculo de la pensión mediante un coeficiente corrector.

Los efectos que dichas reformas plantean para los contribuyentes en el corto plazo tendran que ver con la capacidad de pago y con la penalización del poder adquisitivo de los ciudadanos. En el medio plazo, las reformas anteriores influiran en la capacidad económica necesaria para una redistribución de la renta más equitativa, al tiempo que repercutirán sobre las posibilidades del sistema para atender los compromisos económicos y asistenciales con sus beneficiarios.

MERCADO DE TRABAJO, DEMOGRAFÍA Y RENTA PER CÁPITA.

Contamos pues con dos importantes variables para analizar y reflexionar sobre comportamientos futuros del sistema, estas variables se interrelacionan entre sí para configurar un hipotético escenario:

  1. Por una parte, la variable que sustenta la estrucutura del mercando de trabajo, la calidad del empleo que se genere en el mismo, los tipos de contratación, la cuestión del i+d+i como elemento que incremente las plusvalías de las rentas del trabajo, la política salarial y el modelo económico propulsado desde el Estado, incluyendo por supuesto los niveles de paro estructural que el sistema pueda soportar en los próximos años.
  2. La otra variable es de índole poblacional, ya nadie pone en cuestión a estas alturas el planteamiento demográfico/economico a largo plazo que propone un incremento del 100% de la población jubilada, pasando de los 8,5 millones actuales a los 17 millones previsibles en 2060. Dentro del análisis de esta variable no podemos ignorar la previsión de un estancamiento de la población en edad activa, pasando de 30 a sólo 31 millones para el mismo período de tiempo.

3.Una tercera variable a ponderar en este análisis predictivo de la situación del sistema de pensiones señala una aparente contradicción, la evolución de la riqueza global estimada ( rentas del trabajo + rentas del capital+ otras entradas) para el mismo horizante de 2060 indica un incremento de la renta per cápita de cada ciudadano en 2,5 veces la actual, es decir se duplicará en dos veces y media la riqueza del país a pesar del desequilibrio pobacional y presupuestario.

Desde un análisis integral de todos estos datos, podemos partir del diagnóstico que califica los actuales problemas existentes para financiar el sistema y garantizar las pensiones como relacionados con las actuales políticas de empleo y agravadas por el efecto negativo de la reforma laboral en su faceta de creación de empleo. Las cifras indican que la cotización-media de los nuevos afiliados es menor, debido a las cuantiosas bonificaciones a la contratación, al nivel de paro prolongado y a los niveles de precariedad, tanto en la duración del contrato como en el número de horas contratadas.

¿Cómo es posible que el número de cotizantes aumente de manera sostenida y la recaudación no aumente? La respuesta es obvia, la existencia de más cotizantes que ganan menos salario no garantiza la solvencia del sistema, ya que trabajan de forma temporal y con contratos a tiempo parcial dotados de bajos salarios y por tanto sujetos a cotizaciones mínimas que apenas aportan recursos a la Caja de la S.S. Las primeras conclusiones de esta situación son tres:

  1. A nivel colectivo, estos trabajadores-afiliados-cotizantes, no contribuyen de manera eficiente en el corto plazo a sostener el sistema de pensiones solidario.
  2. A nivel individual en el largo plazo, sus carreras profesionales con bases de cotización ínfimas en su cuantía, y discontinuas en el tiempo, darán lugar a pensiones bajas, además de suponer una limitación en su desarrollo profesional como trabajador.
  3. El acoplamiento sistemático del pago de las pensiones a la capacidad del mercado de trabajo de generar recursos y cotizaciones es un error que colapsará a medio plazo.

 VINCULAR LA RIQUEZA TOTAL AL BIENESTAR COLECTIVO.

Como conclusión final llamo la atención sobre el enunciado de la variable 3, que expresa la predicción de un caudal de recursos económicos  globales que duplicará en dos veces y media la riqueza actual del país. En otras palabras, la capacidad económica en su totalidad, ya sea productiva o  financiera – especulativa, generarán excedentes y recursos económicos más que suficientes para atender el pago de las pensiones, aminorando sustancialmente los efectos adversos que puedan producir la pirámide poblacional, los menores niveles de empleo y la estructura ocupacional del mercado de trabajo.

Parece lógico que ante las limitaciones que ofrece a futuro la vinculación de las rentas del trabajo al sostenimiento del sistema de pensiones se opte por desacoplar las pensiones contributivas de las cotizaciones de la nómina de los trabajadores  y de los costos laborales de las empresas para impulsar el uso alternativo de otras fuentes de ingresos que tendrían como origen precisamente esos altos niveles de renta per cápita. El uso de otros recursos impositivos alternativos (sin variar el caracter solidario del sistema) haría posible la bajada de cotizaciones y libraría recursos para generar empleo de calidad, creando una dinámica exponencial en el tejido productivo, ampliando de nuevo la base de cotización y saneando el mercado de trabajo con ello se mejoraría la base material de aquellos que trabajan y se aseguraría un retiro digno y estable para los pensionistas.

*el F.E.I. está pendiente de aplicación a fecha de la publicación de este artículo en la fórmula de cálculo de las pensiones.

“Comunicar para aprender y compartir”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s