AUTOEMPLEO CREATIVO Y FORMACIÓN SEGMENTADA.


DISFUNCIÓN ENTRE FORMACIÓN Y EMPLEO.FORMACIÓN SEGMENTADA

Nadie duda a estas alturas de la necesidad de implementar políticas activas de empleo que inicien la superación de las altas tasas de desempleo estructural* y sobre todo existe unanimidad en cuanto que se precisan iniciativas que impliquen cambios institucionales para mitigar el desempleo masivo de las próximas cohortes de población activa, si como parece, la incapacidad de crear empleo estable y de calidad en cantidad suficiente sigue siendo una característica del sistema socioeconómico en que estamos inmersos.

Una de las asignaturas pendientes y que tiene mucho que ver con qué tipo de empleo se creará en el futuro está relacionada con la existencia de cierta disfunción entre lo que ofrece el modelo académico y formativo a los futuros trabajadores y empresarios y las necesidades a corto y medio plazo de la Nueva Economía. No se trata sólo de problemas curriculares en los contendidos, se trata sobre todo de deficiencias que tienen que ver con enseñar a interiorizar y explorar nuevas formas de pensar, de hacer que los alumnos sean proactivos y estén abiertos a formarse pensando en clave de futuro, un futuro que para ellos será el presente donde desarrollarán su actividad y donde se enfrentarán a un mercado de trabajo inmerso en tecnologías y planteamientos cambiantes, dinámicos.

EL AUTOEMPLEO CREATIVO COMO PARTE DE LA SOLUCIÓN.

La necesidad de implementar una nueva mentalidad en la manera de captar el conocimiento y la autoformación tiene mucho que ver con una de las soluciones que a modo de “válvula de escape” esta propiciando el actual estado de cosas: el autoempleo. El emprendimiento, la creación de un proyecto laboral propio o compartido con otros. El autoempleo es sin duda parte de la solución a la falta de respuesta de la sociedad ante las demandas de trabajo de gran parte de la ciudadanía.

Hablamos de la puesta en valor de un emprendimiento creativo basado en una actividad que se desarrolle fundamentalmente en  espacios de acción humanos, con aportes importantes de la personalidad y de las competencias profesionales (habilidades,destrezas,conocimientos), aunque dando mayor protagonismo a aquellas competencias con un perfil de mayor transversalidad y por tanto que más puedan poner en valor la creatividad y la capacidad de interaccionar.

El capital intelectual y la inteligencia emocional sera la marca propia del emprendedor de la Nueva Economía y marcará la diferencia entre el trabajo de calidad y el mero empleo de subsistencia. Muchos nuevos yacimientos de empleo serán creados o modificados por la iniciativa y la capacidad de riesgo calculado que se sepa asumir y versarán sobre el valor añadido que la creatividad humana aporta a los productos, proyectos, clientes, proveedores, colaboradores y ética de trabajo. Se trata de diseñar un autoempleo donde el trabajo de las personas será gestionado y ejecutado por personas. Debemos adaptarnos a la realidad que viene, el trabajo que pueda ser realizado por un proceso automático, en definitiva por un robot, será en la lógica más puramente economicista realizado por una máquina, y este automatismo lo realizará más barato, rapido y con niveles de calidad no superables (ni exigibles) al hombre.

TECNOLOGÍA Y TRASMISIÓN DEL CONOCIMIENTO.

Una vez que el grueso de la economía consiga acoplarse al ritmo del progreso tecnológico actual todos los sectores productivos estarán inmersos en grandes cambios que implicarán la implantación en las cadenas de trabajo de software y robótica que se llevarán por delante el trabajo no creativo, el trabajo no-deseado y repetitivo. En su pleno apogeo social y económico, el aspecto pesado, penoso y mecánico del proceso de trabajo pasara a formar parte de la obligación del momento tecnológico alcanzado.

Mientras este acoplamiento entre nueva economía y ritmo tecnológico no se produzca de manera generalizada, es muy probable que no exista capacidad de crear empleo para todos, ya que grandes sectores de la economía del momento actual están desfasados del crecimiento casi exponencial de la robótica y la microinformática. Esto se traduciría en tasas de paro superiores al 60% de la población en edad de trabajar. Se dibuja un escenario a medio plazo con una economía compuesta por organizaciones supranacionales del tipo UE, integradas por países con grandes excedentes de recursos económicos y financieros al tiempo que generadores de grandes excedente de mano de obra, y aunque millones de puestos de trabajo afloren en la nueva etapa, siempre serán menos de los que se destruirán debido a la implantación de los procesos automáticos de producción y la eliminación de elementos intermediarios en la distribución.

Ahora bien, la tecnología no sólo implica cambios en los procesos de trabajo, la tecnología también implementa cambios en la forma en que se  trasmite el conocimiento, no en vano la sociedad actual es a veces definida como Sociedad del Conocimiento.

LA FORMACIÓN SEGMENTADA. INDIVIDUAL Y VISIONARIA.

En el próximo escenario laboral y económico de mediados del siglo XXI no será suficiente recurrir al autoempleo para integrarse en el tipo de trabajo que produzcan los nuevos modelos productivos, este autoempleo necesitará para ser efectivo y funcional de un plus añadido que se tomará de la formación segmentada. Las próximas generaciones de emprendedores deben formarse, (más bien autoformarse) individualmente, valorando más su adaptación a diferenciadores conceptos y razonamientos. La formación del autoempleo para ser efectiva deberá basarse desde el principio en la diversidad, individualidad y autoresponsabilidad y sobre todo elegir un desarrollo curricular que tenga en cuenta el potencial desarrollo a futuro de la tecnología del momento y formarse en ser capaz de repensar desde nuevas perspectivas los modelos de negocio y las oportunidades latentes en esa realidad.

La formación segmentada aduce a la necesidad de acoplar formación específica e individual a un mercado de trabajo también segmentado e individualista. Este posicionamiento de autoformación segmentada tiene su lógica, ya que las próximas generaciones deben estar instruidas sobre los aspectos profesionales que ocuparán su actividad real en el futuro y no sobre los conceptos y circunstancias que en el momento actual nos ocupan a nosotros.

LA ALTERNATIVA ANTE UN MERCADO DE TRABAJO POLARIZADO.

Interiorizar estas nociones sobre la autoformación y el cambio en la manera de encarar el trabajo del futuro es de vital importancia, ya que nos dirigimos sin duda hacia un mercado de trabajo polarizado sobre la base de dos escenarios profesionales bien distintos, empleos cualificados y bien remunerados y empleos precarios de baja cualificación, y es que todo indica que el escenario a largo plazo es el de un mundo sin empleo donde todo lo eficiente y necesario será procesado automáticamente sin intervención del hombre. No se trata de adivinar el futuro, sólo contamos con patrones de comportamientos predecibles que tan sólo indican tendencias en el medio plazo.

No hay duda de que si la formación o  autoformación de la década de los años 80 del pasado siglo hubiera incluido más materia curricular y amplitud de miras sobre el universo que ya se adivinada como nuevo paradigma socioeconómico llamado INTERNET todo hubiera sido distinto. De haberse implementado desde las instancias académicas y gubernamentales una visión más abierta y evolutiva del potencial contenido en WWW , la vida profesional de millones de jóvenes y no tan jóvenes hubiera sido muy diferente, se habría ganado tiempo y maximizado recursos. Hablamos de intuición basada en la anticipación, la reflexión y el conocimiento, no de “dotes adivinatorios.”

Por tanto, la interiorización de conceptos basados en autonomía formativa, adaptarse al cambio, aprendizaje individual, responsable y continuo y sobre todo focalizado sobre  cuestiones y materias innovadoras, producirá en los emprendedores y trabajadores en general una mentalidad más proactiva y orientada a la anticipación. La implementación integral de todas estas facetas constituyen los pilares básicos de la autoformación segmentada.

*Desempleo estructural  tiene parte de su origen en los déficit estructurales del sistema económico y del mercado de trabajo, es un desempleo que no disminuye ni desaparece mediante simples medidas de ajuste económico, su erradicación necesita acciones de cierto calado que afectan al modelo económico y a la redistribución de la renta.

“COMUNICAR PARA APRENDER Y COMPARTIR.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s